Conoce más sobre nuestras harinas

El valor de la materia prima

Aunque en Spiga Negra nos especializamos en la producción de sémolas para la elaborar la pasta, también ofrecemos harinas de granos cultivados en nuestro entorno.

Entre ellas puedes encontrar las harinas de trigo duro (Triticum turgidum durum) que es un cereal propio de climas mediterráneos y cálidos. Tiene granos firmes, de buen tamaño, dorados y sus harinas son ligeramente granuladas (semolosas), amarillentas, dulzonas y de un intenso gusto a cereal.

Su alto valor nutricional, aroma y sabor las hacen ideales para elaborar panes artesanos de miga poco alveolada tipo el “pane di Altamura”, el pan cateto de Málaga, los panes morenos de Cádiz, panes planos de inspiración persa…etc. También va genial para masas de alta hidratación.

Las harinas de trigo duro se pueden usar solas, pero si se quiere conseguir más volumen se pueden combinar con otras harinas panaderas o de fuerza. Si eres “panarra” el trigo duro andaluz te sorprenderá.

Pero como no solo de pan viven las personas, estas harinas también son ideales para la elaboración de dulces tradicionales como los pestiños, elaborar pasta fresca en casa, elaboración de cookies, pizzas y también son perfectas para rebozar y para frituras

Además de las harinas de trigo duro, también tenemos harina de espelta/fisga.

Nuestra espelta sureña (Triticum aestivum spelta) se cultiva en Málaga, tiene raíz asturiana y es muy especial ya que es una de las pocas espeltas propias de la península ibérica que no ha desaparecido de los campos.

La harina de espelta o fisga es sedosa y está cargada de sabor, tiene un intenso sabor a cereal, es dulzona y presenta matices de frutos secos, canela…etc.

Es perfecta para elaborar panes y repostería ya que aporta un sabor y una esponjosidad únicas.

Si quieres cocinar con ellas, deja que te hagamos unas sugerencias en nuestro apartado de recetas!

Leave a Comment